Madrid se convierte en el primer Paisaje Cultural Urbano de Europa.